Experiencia Erasmus: María Corbacho en Londres.

La experiencia Erasmus es única

Conoces nuevos amigos que te harán crecer personalmente, te relacionas con personas de diferentes culturas, viajas por el mundo, aprendes nuevos idiomas, dejas una pizca de tu vida en un lugar recóndito del mundo… y vuelves a casa renovado.

Sin embargo, a muchos, las primeras semanas en un nuevo país se les puede hacer cuesta arriba. Si no has conocido a nadie, si no tienes un grupo con el que salir, si el vivir lejos de los tuyos te queda grande… seguro que a más de uno os ha pasado, ¿verdad? Desde mi experiencia quiero enseñaros que no debéis caer en la desmotivación a la primera de cambio. Las cosas siguen su curso y al final será una de las mejores vivencias que contaréis.

Al llegar a Londres, a pesar de mi “decente” nivel de inglés, sentía que no estaba a la altura porque no era capaz de seguir las conversaciones con fluidez, lo que me llevaba a hablar menos…

Yo soy una persona que no había salido nunca de España y menos sola sin nadie en el que apoyarme en esta inmensa ciudad…

Las primeras semanas fueron bastante duras, no estaba nada motivada, quería volverme a casa, con mi familia, mis seres queridos de toda la vida, y así acabaría esta pesadilla… Pero si algo me caracteriza es mi perseverancia. Menos mal que no tomé esa absurda decisión. Hoy por hoy siento que esta oportunidad de aprender y crecer como persona en este país no todo el mundo la tiene ni todo el mundo lo consigue, por eso me siento afortunada y orgullosa, afortunada por tener a la familia que tengo que siempre me ha apoyado en todo, de conocer a gente maravillosa aquí y orgullosa de mi misma por ser capaz de superar esta etapa y con creces.

Como conclusión final os digo que si tenéis esta oportunidad en vuestras manos por muy tímidos y miedosos que seáis no la desaprovechéis puesto que no hay mayor logro que superar las metas que uno mismo se pone.