Isabel Benedicto. In Memoriam

Recientemente ha fallecido Isabel Benedicto Ceinós, que fuera durante muchos años profesora del IES Bárbara de Braganza. Julián Borrego, profesor también del instituto y compañero de claustro de Isabel Benedicto, recuerda en esta breve nota su trayectoria.

 

Doña Isabel Benedicto Ceinós

            Mi entrañable amiga Isabel falleció el 1 de julio en Badajoz, ciudad que la vio nacer en 1921.

            Luchadora infatigable, mujer hecha a sí misma, ascendió desde su puesto de auxiliar administrativa del Instituto Zurbarán hasta completar su vida laboral como Catedrática de Latín del Instituto de Bachillerato Bárbara de Braganza de Badajoz.

            Dos de las grandes pasiones de su vida fueron la lengua latina y, sobre todo, la enseñanza de la misma. Decía con frecuencia que había que tratar a los alumnos como si fueran nuestros hijos. Nunca se daba por vencida si existía la mínima posibilidad de llegar a interesas por su asignatura al más reacio a la misma.

            Siempre fue muy exigente consigo misma. En más de una ocasión se lo hice notar, advirtiéndole que no siempre sería comprendida cuando aplicase esa misma exigencia en sus entornos familiar y profesional.

            La obligaron a jubilarse a los setenta años. No le hubiese importando seguir aunque ya se vislumbraba en el horizonte un nuevo sistema educativo que le producía honda preocupación.

            Los amigos disfrutábamos de su amena conversación, propia de una mujer de vasta cultura, cimentada en sus múltiples lecturas, su amor al teatro y a la música clásica, así como a sus numerosos viajes. Tenía especial devoción por Italia y, dentro de ella, por Roma, cuna de su querido latín.

            En estos tristes momentos reaparece con fuerza en mi memoria tu querida hermana Patro, con la que estuviste tan unida durante tantos años.

            Te fuiste de este mundo con la lucidez que presidió tu vida.

            Descansa en paz con la certeza de que tus amigos y alumnos no te olvidaremos nunca.

 

Julián Borrego Mariano